Quasimodo Trío

Por Mariela Lobo- Diez años de trayectoria, tres discos, Quasimodo Trío,  Amsterdam, y Acontrayumba, éste último  presentado en abril del 2014.

Con giras por Europa y  presentaciones en Argentina y Uruguay, han sabido ganarse un lugar en la nueva vanguardia. Su lenguaje musical tiene sus raíces en el tango tradicional, al que lleva a un lenguaje visual y emocional con su propia firma, el jazz y la música de cámara.

Charlamos con  Daniel Ruggiero, bandoneonista y compositor del trío, que completan Adrián Mastrocola en piano y composición y Cristian Basto en contrabajo.

¿Por qué ese nombre tan particular?

 Desde el nombre intentamos buscar originalidad, y mostrar nuestra admiración por el poeta italiano Salvatore Quasimodo (premio Nóbel de Literatura 1959, de una clara orientación hacia la poesía de contenido social, y fuerte crítico del consumismo de la sociedad de los años 60)

El tango de ustedes tiene influencia jazzística, ¿Podríamos decir que ustedes son la bossanova del tango?

Nuestras influencias son jazzísticas, tangueras y de la música académica y creo que esa combinación hacen del nuestro un estilo muy particular, no sé si llamarlo bossanova, pero seguramente estamos haciendo un camino donde esas fusiones abren un campo nuevo de originalidad y de pertenencia, que hemos buscado y creemos estar encontrando.

¿Algo así como mezcla de Vinicius y Piazzola?

Sí podría ser, incluiría además a Claude Debussy, Maurice Ravel, Igor Stravinsky, Osvaldo Pugliese, Horacio Salgan, Miles Davis, Bill Evans…

¿Cómo ingresaron al mercado internacional y cómo resultó ese ingreso?

En el año 2007 fuimos convocados desde Holanda para presentar nuestro primer disco y hemos vuelto en 2008 y en 2010, esta última vez para mostrar nuestro segundo  Cd, que fuera grabado en Ámsterdam junto a músicos holandeses. La experiencia fue muy enriquecedora ya sea por tener una buena devolución del público europeo como por la colaboración de músicos extranjeros,  algo que le dio a nuestra música un vuelo muy especial. Pero además hemos estado en Bélgica, Alemania, Francia, Suiza, Uruguay.

Tienen tres trabajos editados, ¿Qué los unifica y qué los diferencia?

 Los discos están unidos por la búsqueda de esta nueva sonoridad y las nuevas formas compositivas extraídas de nuestros estudios sobre jazz, tango y música académica, además de estar casi íntegramente basados en música original

En abril presentaron su último trabajo, Acontrayumba. ¿Es un homenaje a Osvaldo Pugliese (autor de la yumba) o todo lo contrario?

Sin dudas es un homenaje a Osvaldo Pugliese, su música su historia y su ética profesional y humana, ejemplo que excede lo musical para convertirse en una guía moral y de trabajo cooperativo, siempre en equipo y sin relegar la ética del trabajo conjunto como eje fundamental.

¿Cuáles son sus proyectos y sus sueños?

 Nuestro proyecto es, en principio, seguir presentando el nuevo show que estrenamos este año con motivo del lanzamiento de nuestro tercer disco  y  los 10 años del grupo. Para esta oportunidad creamos un espectáculo multimedia, con invitados (cuarteto de cuerdas, voz y danza), incluyendo el material completo de esta tercera placa más temas de nuestros anteriores trabajos con un hilo conductor que va desde Osvaldo Pugliese, Julio Cortázar -a quien dedicamos varios de nuestros temas-, Jorge Luis Borges, Astor Piazzolla y Luis Alberto Spinetta.  Por supuesto que poder llevar este nuevo formato de concierto al exterior sería un gran logro y  para que ello se pueda cumplir es que estamos trabajando desde hace un tiempo.