Pablo Picasso: Más allá de la semejanza.

Se trata de una exposición trascendente para la historia de las exposiciones en la Argentina, al ser la primera muestra retrospectiva en el país dedicada a los dibujos de Picasso con 74 obras únicas: obras creadas por el artista entre 1897, a sus 16 años, y 1972, un año antes de su fallecimiento, que fueron atesoradas por Picasso en vida y que hoy pertenecen a la Colección del Musée national Picasso-Paris, el cual coorganiza la exhibición en el Moderno.

La exposición, que ha sido curada por Victoria Noorthoorn, Directora del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y, en calidad de Curadora Asociada, por Emilia Philippot, Curadora de pinturas (1895 – 1921) y de artes gráficas del museo francés, señala al dibujo como territorio fundamental para las investigaciones artísticas de Picasso. Organizada cronológicamente, ofrece un amplio pero preciso abanico de obras sutiles y únicas que juntas logran traducir la organicidad de la mirada cuestionadora del artista que cambió para siempre la historia del arte occidental. Destaca la multiplicidad y simultaneidad de las diversas investigaciones del artista y pone en evidencia a Picasso como artista experimental y eterno investigador.

Se incluyen aquí obras de todas las facetas y líneas de investigación de Picasso. Están allí las obras más realistas e intimistas de sus primeros años, incluida la época azul; sus investigaciones de 1906 a 1908 del llamado “cubismo primitivo”, durante el cual el artista se nutrió de una enorme cantidad de influencias tales como la escultura ibérica y la obra de avanzada de Ingres, Gauguin y Cézanne, entre otros; sus años de experimentación cubista junto a Georges Braque, incluidos los papiers collés;las investigaciones que lo llevaron a un surrealismo temprano; los dibujos relacionados con sus puestas en escena para el Ballet Ruso; los dibujos centrados en la línea “ingresca”, como parte de su proceso de “retorno al orden” e interés por la época grecorromana luego dela Gran Guerra; sus investigaciones surrealistas tal como se despliegan durante los años de auge del nazismo y el franquismo; los dibujos paródicos dela Segunda Guerra; sus estudios de maestros clásicos, especialmente Delacroix, y dibujos y retratos de sus últimos años.

La exposición pone en evidencia la monumental empresa de Picasso, dedicado al estudio del hombre y su lugar en el mundo. En el texto curatorial escrito para el catálogo de la muestra, Noorthoorn refiere:“Picasso fue un eterno investigador. De dibujo en dibujo, Picasso estudió, sin pausa, a la figura: estudió tanto su construcción como su deconstrucción, su integridad y su potencial desintegración, su coherencia y su deformación, sin importar cuán semejante a ella, o no, fuese el resultado final. Al intentar asir la verdadera naturaleza del ser humano, Picasso puso en acción un gesto contundente: en el estudio de lo particular —por ejemplo, de un determinado modelo—  buscó (y encontró) aquello que podría ser considerado universal en el hombre. Buscó (y encontró) su propia visión sobre la humanidad”. Noorthoorn comenta:

“Los dibujos plantean interrogantes sobre el hombre, sobre nuestra naturaleza animal e incluso monstruosa, sobre nuestra posibilidad de ser multifacéticos, sobre nuestro poder de invención y de reinvención, y son poderoso testimonio de elocuencia del arte frente a la realidad. Articulan preguntas irresolubles, componiendo un nuevo mapa de posibilidades para comprender la obra de Picasso”. Y subraya, sobre la relevancia de la obra hoy: “Picasso fue y continúa siendo un artista contemporáneo. Fue contemporáneo a su época, al debatirla en el desarrollo de su obra, y es contemporáneo a nuestro propio siglo XXI: encontrarse con Picasso significa ser testigo de una obra que se desafió a sí misma a cada paso con una libertad única, incluso para nuestra escena contemporánea. Cada dibujo de esta exposición da testimonio tanto el poder de reinvención del artista como de su mirada permanentemente crítica. Picasso sigue siendo, hoy, un ejemplo del poder real del arte cuando está en manos de un artista excepcional, disconforme, exigente y eternamente batallador”.

El recorrido de la exposición

1897 / Los primeros años

1906 / Cubismo primitivo y Trayectos del cubismo al surrealismo

1916 / La independencia de la línea

1933 / La metamorfosis como herramienta para responder a la violencia

1954 / El artista universal

La muestra se puede visitar hasta el 27 de febrero de Martes a viernes de 11 a 19 hs. Sábados, domingos y feriados de 11 a 20 hs.

MUSEO DE ARTE MODERNO: Av. San Juan 350. C.A.B.A / TE: 4342 3001