Muestra en el  4to. Encuentro Anual de Fileteadores

Por Bettina Castro- “El filete es un canto al trabajo y a la vida” define en tono categórico, la psicóloga y fileteadora porteña María Rosa Córdoba, fiscal y encargada de la comunicación institucional de la Asociación de Fileteadores Argentinos, en una charla con EL Espectador, en la que invita a sus lectores y al público en general, al 4to. Encuentro Anual de Fileteadores que se desarrolla hasta el 17 de octubre  en la sede del Museo de la Ciudad, Defensa 217 (C.A.B.A).

El Filete Porteño  fue declarado Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, por ley 1.941 en el año 2006. En esta oportunidad los más de 100  fileteadores nacionales e internacionales  (en este último caso procedentes de Barcelona, Alemania, Bolivia y Colombia) se reunen para mostrar sus obras, intercambiar sus técnicas, ideas y experiencias acerca de este estilo nacido de la mixtura de las primeras inmigraciones italianas con nuestra realidad socio-laboral de fines del siglo XIX y principios del XX.

La Fileteadora de Villa Urquiza hace referencia a cada una de las etapas históricas por la que atravesó esta pintura, desde su origen que es a fines de los años 1800, donde en las fábricas de carros de reparto cercanas al puerto, estos eran pintados de colores oscuros y lisos hasta que dos niños de origen italiano que trabajaban en el lugar comenzaron a darle tímidamente, color a esos móviles de tracción a sangre, convirtiéndose así, en los primeros artistas que la historia oral reconoce como los creadores de este estilo, que tomó  el nombre “Filete”  del latín  filium, que significa “hilo o borde de una moldura” que refiere a la línea que le sirve de ornamento.

A través del tiempo fueron varias las adaptaciones que sufrieron los medios de transporte  de mercaderías  y traslado de personas que  tuvieron como acompañantes estéticos a los fileteadores dejándoles sus improntas características o necesarias para los conductores de cada época, como es el caso de los camiones al que le pintaban la Virgen de Luján para encomendarse a Ella durante sus viajes largos.

Los artistas viajan a Italia para adquirir más conocimientos y así enriquecer la corriente estética originaria. También tuvieron que pasar como otros artistas populares, tiempos de prohibiciones durante la dictadura cívico-militar de 1976.

Después devino el momento de pasar a “las tablas” de fibrofácil  para presentar su arte entre los muchos que hubo,  hasta el  momento más llamativo (a nuestros  oídos atentos al relato) que fue escuchar que recién en la década del ´90, a fines del siglo XX comenzaron a enseñarles a las mujeres. Hasta que arribamos al presente con la posibilidad concreta en este  principio del  siglo XXI en el  que el Filete Porteño está  compitiendo entre otras expresiones artísticas del mundo,  para ser considerado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ante  la UNESCO.   La Asociación que está sostenida económicamente  sólo por  la cuota de sus socios (fileteadores profesionales  y amigos del filete que apoyan este arte como letristas,  etc.) son los que han organizado este Encuentro Anual  al que todos pueden concurrir de manera gratuita.

Este sábado 26 de septiembre a las 15 horas habrá una muestra y demostración al aire libre en el “Concurso Nacional de Estatuas Vivientes” de la Uces, en plaza Libertad (Paraguay y Libertad), y a las 15.30 hs. una charla sobre el análisis de obra y composición a cargo de José Espinosa también en plaza Libertad.

En Octubre, el sábado 17 a las 15 hs, charla sobre pinceles para filetear a cargo de Carnevale, a las 16 hs. Seminario sobre Color a cargo de Héctor Bonino, a las 17 hs.  charla con familiares de carrocería “La Veneta” a cargo de Gustavo Ferrari, a las 18 hs. lanzamiento de la revista impresa “Fileteadores” y a las 19 será la entrega de diplomas a los participantes.

La Fileteadora porteña se despide afirmando que habrá novedades para los amantes del Filete Porteño,  prontamente  en Tecnópolis, lo que demuestra que este arte está vivo y forma parte del acervo cultural de todos los argentinos