¿Dónde? Donde

 Por El Espectador- Se trata de un adverbio de lugar, que suele no recomendarse para títulos. Pero donde es un amigo de los editores y escritores que ven un término lo suficientemente amplio, que puede ir desde la referencia a un lugar hasta una trama de suspenso.

Se publicaron muchos libros en los que donde introduce al título del libro, un hecho que no deja de ser llamativo. Desde la reedición de “Donde hay amor, está Dios”, de Teresa de Calcuta hasta “Donde siempre es otoño”, de Angeles Ibirika, esa escritora romántica nacida cerca de Bilbao.

“Donde la eternidad envejece” es el último libro del escritor y ex ministro de Cultura, César Antonio Molina, quinto de la serie que ha dado en llamar memorias de ficción. En tanto Fernando Otero tomó el tema de la muerte del Che para encarar su “Donde la muerte te encuentre”, una novela que no se aparta de la crítica y particular visión hegemónica que en España se tiene sobre la Cuba de Fidel Castro.

En el 2012 se reeditó un clásico de la literatura de viaje, “Donde Las Hurdes se llaman Cabrera”, de Ramón Carnicer, el filólogo y escritor español fallecido en 2007, quien en 1964 publicó esta crónica de un viaje que realizara en 1962.

“Donde moran y mueren” de Santiago López Castillo, “Donde pueda rozar tu corazón” de Mónica L. Esgueva, “Donde se alzan los tronos” de Ángeles Caso, “Donde tus sueños te lleven” de Javier Iriondo y  “Donde viven los tigres” de Jean-Marie Blas de Roblès, son algunos libros más publicados con ese Donde que abre paso a interrogantes distintos, que abarcan mucho más allá que esa simple condición de adverbio.