CELCIT- 40 años en escena

Por El Espectador-  No son 40 años cualquiera los que cumple el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral, nacido en Caracas, Venezuela, en 1975, cuando buena parte de los países de donde eran originarios sus fundadores (Chile, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Brasil) estaban bajo dictaduras, mientras otros acaban de salir de ella (Portugal, España) y algunos iban camino a sufrir el período más siniestro de su historia (Argentina). Por eso el valor que tiene este festejo, que reivindica lo mejor del teatro y demuestra la coherencia histórica de aquella propuesta, que apuntó desde un comienzo a hacer conocer a los creadores teatrales de Iberoamérica.

Talleres de formación, investigación, publicaciones, una biblioteca virtual y la nueva experiencia de CELCIT TV son los registros más valiosos de este instituto, que en Buenos Aires dirige Carlos Ianni, quien se hizo cargo de esa tarea tras el fallecimiento de Juan Carlos Gené, quien lo presidió desde 1979, cuando llevaba tres años de exiliado en Venezuela, aquella sede inicial del CELCIT.

Desde febrero y a lo largo de todo el año subirán a escena (en la sala de Moreno 431, sede del CELCIT) obras como Antígona (dirigida por Ianni), Odiseo.Com (del chileno Marco Antonio de la Parra), Cuarteto (de Eduardo Rovner), La Peqeuña Historia, M.S.U. (Movimientos sin utilidad, dirigida y escrita por Román Podolsky), Donde el viento hace buñuelos (también de Ianni), Julius (un espectáculo de Rubén Pagura), Nuestra Divina Comedia, entre otras.

Al referirse al aniversario y a las actividades programadas Ianni sostuvo que “La idea es continuar la senda de ser una de las instituciones más destacadas a la hora de difundir la labor de los creadores de Iberoamérica”, pero también destacó que “en estos tiempos delirantemente tecnológicos que nos toca vivir, el teatro sigue siendo –en su sentido más profundo y como bien decía Juan Carlos Gené– una celebración de la vida, un arte a escala humana, un derroche de vida de unos cuerpos vivos frente a otros. El público expectante vive en tiempo real lo que el otro, desde el escenario, transmite. En ese sentido, el teatro es y será insustituible”.

Para más información del CELCIT:  http://www.celcit.org.ar/